La nueva legislatura (II): ¿Adiós al nacionalismo?

nacionalismo.jpg

Otra de las lacras de la legislatura anterior que desde UPyD hemos denunciado con insistencia ha sido la ausencia de una política territorial consensuada entre los grandes partidos nacionales y el peso excesivo que han tenido los partidos nacionalistas. Este peso no guarda proporción con su peso electoral y se ha visto favorecido por el giro filonacionalista del Partido Socialista, por no hablar de la abducción a la que los nacionalismos han sometido hace ya tiempo a Izquierda Unida. Este seguidismo de los nacionalismos periféricos por parte de la izquierda española tiene diversas causas, de las cuales las más importantes son dos: el oportunismo puro y duro y lo que Vargas Llosa describió, en su memorable intervención del acto de presentación de UPyD del 29 de septiembre “la ilusión mentirosa de que puede haber nacionalismos progresistas”. Una ilusión, añado yo, derivada del prejuicio de todo aquello que fuera en su momento perseguido por el franquismo es progresista poco menos que por definición.

Una de las incógnitas que deberá despejarse en esta legislatura será cuál de las dos causas tiene más peso. Si es la segunda, la cosa tiene mal remedio a corto plazo. Si es la primera, podemos tener esperanzas de que PSOE, e incluso IU, corrijan el rumbo y defiendan políticas orientadas a garantizar la igualdad entre los ciudadanos de las distintas comunidades autónomas y entre los ciudadanos de cada comunidad autónoma.

A este respecto, hay dos datos interesantes en los resultados de las pasadas elecciones:

1. Los partidos nacionalistas que tenían representación parlamentaria pierden unos 690.000 votos. EA y CHA quedan fuera del Congreso. ERC pierde 356.000 votos (¡más de la mitad!), 5 escaños (¡de 8!) y se queda sin grupo parlamentario propio. CiU pierde 60.000 votos. El PNV 120.000 (y un escaño). Coalición Canaria 70.000 y un escaño. BNG y NA-BAI repiten los resultados del 2004. En total hay 24 diputados de partidos nacionalistas, mientras que en la legislatura anterior había 33. Y ningún partido nacionalista consigue un escaño más de los que tenía.

2. El PSOE sólo gana escaños en cuatro comunidades autónomas: 1 en Aragón, 1 en Canarias, 2 en el País Vasco y 4 en Cataluña. El PP obtiene en las cuatro el mismo porcentaje de votos que en el 2004. Pierde un escaño en el País Vasco (en Vizcaya, que elegía un diputado menos que en el 2004, pero descendiendo sólo un 0,36%), repite resultados en Canarias y Aragón y gana en Cataluña dos diputados más que en las anteriores elecciones (aunque sin mejorar significativamente en porcentaje de votos). El PSOE gana pues 4 escaños a costa de los partidos nacionalistas en Aragón, Canarias y País Vasco: 1 del PNV, 1 de EA, 1 de Coalición Canaria y 1 de la Chunta Aragonesista. En cuanto a Cataluña, socialistas y populares crecen en 4 y 2 escaños respectivamente, que pierden ERC (5) e ICV-EUiA (1) (la verdad es que éste último no sé si clasificarlo o no como nacionalista; posiblemente ellos mismos tampoco).

Algunos se han apresurado a sacar la conclusión de que el electorado ha premiado la política pronacionalista (o, en el caso del PSC, nacionalista a secas) del Partido Socialista. Según esta lectura, el PSOE habría logrado el éxito de ocupar parte del espacio electoral nacionalista. Como dijo un dirigente socialista vasco, han logrado convencer al personal de que son “tan vascos como los del PNV” (una frase que resume como pocas los complejos que algunos socialistas sienten ante sus vecinos nacionalistas). Pero esta lectura olvida tres hechos relevantes.

El primero es que el voto nacionalista, especialmente en el País Vasco, hace tiempo que inició un ciclo de descenso, después de años de un ascenso que parecía imparable.

El segundo es que no disminuye el voto al PP. Conviene aquí recordar que todo aquél que haya osado oponerse al nuevo Estatuto de Cataluña ha sido tachado sistemáticamente de catalanófobo. Según este anatema repetido hasta la saciedad dentro y fuera de Cataluña, los votos que ganara el PP fuera de Cataluña los pagaría con creces en Cataluña. Pero no ha sido así. El PP consigue en Cataluña dos escaños más y pasa del cuarto al tercer puesto. De lo que se seguiría, según los anatemizadores habituales, la delirante conclusión de que hay un avance de la catalanofobia en Cataluña. Así que el PSOE gana las elecciones en Cataluña y País Vasco, cierto. Pero también es cierto que no lo hace a costa del PP.

El tercer hecho relevante es que la izquierda pierde posiciones frente al PP en Andalucía, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Madrid y Región de Murcia. Un precio demasiado alto y, a largo plazo, peligroso para sus intereses por dos razones. Una, obvia, es que, por causas estrictamente demográficas, seducir a un sector del electorado de las comunidades autónomas en que hay partidos nacionalistas importantes a base de perder apoyos en las comunidades autónomas en las que no los hay es mal negocio. La otra, que está pasando más desapercibida, es que los partidos más castigados por el descenso del nacionalismo tienden a ser los de izquierda o centro-izquierda (o pseudoizquierda o pseudocentro-izquierda, no vamos a entrar ahora en eso), no los de derecha o centro-derecha. De los 9 escaños que pierde el conjunto de los partidos nacionalistas, 7 son de partidos que se definen como de izquierda o centro-izquierda. Lo que significa que el PSOE crece a costa de sus aliados potenciales para formar gobierno, no de sus competidores, lo cual tampoco es buen negocio. Y menos aún si tenemos en cuenta que los escaños que pierde el PSOE sí que van a parar al PP, no a partidos nacionalistas.

Por lo tanto, los resultados no avalan tanto como pueda parecer la estrategia de derrotar al PP y las derechas nacionalistas a base de volverse tan nacionalista como el que más y aliarse con las izquierdas nacionalistas. Y, por si alguien no lo ve claro, que se fije en Izquierda Unida. Confiemos en que el PSOE, a diferencia de sus hasta ahora socios, haga caso a las alarmas antes de que sea demasiado tarde. Los Madrazos pueden ser útiles coyunturalmente, pero a la larga son nefastos para la izquierda.

Unión Progreso y Democracia es un partido progresista, que en cuestiones como la defensa de unos servicios públicos de calidad o de la extensión de derechos civiles coincide más con los partidos que se reclaman de izquierda que con la derecha (en otras cuestiones, como la defensa de la laicidad del Estado, desgraciadamente estamos solos). En esta legislatura la cosa va a estar más complicada, porque el actual parlamento es más de derechas que el de la legislatura anterior. No me digan que no es curioso: con tanta gente obsesionada con esto de las derechas y las izquierdas, no parece que nadie haya tenido interés por ver si las elecciones han deparado un Congreso más de derechas o más de izquierdas. La razón es que la respuesta resulta incómoda a unos y otros. Al PP no le gusta que le digan que es de derechas (cada uno tiene sus complejos) ni sumar sus escaños a los del PNV o CiU. Y al PSOE, IU y ERC porque en el parlamento anterior la izquierda y el centro-izquierda tenían 14 diputados más que la derecha y el centro-derecha, mientras que ahora tiene sólo 5 más (4 según las lumbreras que dicen que UPyD es igual que el PP o más derechista todavía). Después de cuatro años de mayoría parlamentaria de izquierda, no es un balance brillante precisamente. (Claro que menos brillante todavía es el balance del PP, pero eso queda para la tercera y última entrega.)

Aunque a algunos les pueda parecer paradójico, una política orientada a pactos de Estado en materia territorial con el PP puede ser más favorable para la izquierda que la búsqueda permanente y a cualquier precio del apoyo de los nacionalistas. Está por ver, sin embargo, a qué lectura de los resultados se van a aferrar los dirigentes socialistas. El PSC ya lo ha dejado claro: su opción es sostenella y no enmendalla. El PSOE ha dado algún signo de voluntad de rectificación, el más claro, el veto al acuerdo entre los socialistas navarros y Nafarroa Bai. Pero, por el momento, es sobre todo al PNV al que están cortejando, así que yo no me haría demasiadas ilusiones.

Anuncios

13 Responses to La nueva legislatura (II): ¿Adiós al nacionalismo?

  1. putoloco dice:

    un analisis muy sesudo, que por otra parte se pordría resumir en que el voto nacionalista se volcó hacia al psoe por temor a que volviera el pp al poder, para los nacionalismos perifericos zapatero es el menor de dos males, solo que el pp es un mal mayor para ellos. y el pp es imposible que pierda votos. si dos dias despues del 11M todavía hay 10 millones de personas que los respaldan, dificilmente van a perder esos votos, esa gente no cambia el voto ni que se abra el cielo en dos y el mismisimo dios les ordene votar al psoe. un saludo

  2. Pedro Nicolás Zaragoza dice:

    ¡Qué gusto da encontrar en este blog el análisis más completo e inteligente de cuantos he leído a propósito de las pasadas elecciones! Espero impaciente la tercera entrega. Un saludo.

  3. Francisco Calle dice:

    En mi opinión el PSOE ha ganado votos fundamentalmente a costa de Izquierda “hundida” porque el primero ha desarrollado una política extraordinariamente exitosa para captar a votantes situados más a su izquierda. Me explico, en la pasada legislatura el PSOE ha hecho una política basada en tres cuestiones que en defiitiva suponen el ADN irrenunciable de la izquierda española: anticlericalismo, cuando no antirreligiosidad pura; federalismo (véase el Estatut) y republicanismo, si bien esto último de forma más taimada. Si a eso se le añaden la Ley de la Memoria Histórica (la memoria de solo algunos) y la Ley de Matrimonio Homosexual, entonces ¿para qué va a votar nadie a IU si el PSOE está haciendo política de izquierda perfecta y además puede dar 2.500 euros por hijo y 400 de deducciones fiscales que IU no podría dar porque no tiene el poder? Queda pues claro que la verdadera política social y económica de izquierdsas, la que está encaminada a transformar la sociedad y proteger a los más desfavorecidos, no importa en absoluto a los votantes de izquierda… lo que sí importa es anticlericalismo, federalismo y republicanismo.

  4. Paco Redondo dice:

    Me parece acertado el análisis del blog en cuanto al retroceso electoral del nacionalismo (claro ejemplo PNV y ERC) cuando pasa de la ambigüedad a la radicalidad, y del discurso del “mayor autogobierno permanente” al de “la autodeterminación independentista”.
    Pero ligado al problema político está el social y económico, ejemplo: – ¿Tienen el mismo derecho al trabajo los opositores en una región y en otra, cuando los requisitos linguïsticos son previos y no posteriores a la obtención de la plaza?
    – ¿Es justo que haya sistemas de contribución autonómica distintos, uno general y otro con cupos o privilegios?
    También os recomiendo apuntaros al grupo de “UPyD” en http://www.facebook.com (todo en español). Un saludo, Paco Redondo, Gijón.

  5. ajocrudo dice:

    No creo en eso del adiós a la lacra del nacionalismo. Todavía hay demasiada gente ignorante. La prueba: el resultado del 9 de Marzo.

  6. putoloco dice:

    AJOCRUDO
    “Todavía hay demasiada gente ignorante. La prueba: el resultado del 9 de Marzo.”
    desde luego que si, que hay muchisimo ignorante. todavia hay 10 millones de borregos que votan al pp, y muchos otros que no son capaces de aceptar los resultados de unas elecciones democraticas.

  7. Tyler dice:

    Compañero AJOCRUDO, por esa regla de 3, borregos como tú dices también serán los que han votado al PSOE por el miedo a que salga el PP, y los que han votado a otros partidos incluido el PP movidos en su ignorancia por el miedo.

    Y no tenemos más remedio TODOS que aceptar las elecciones porque se parte de una ley aceptada previamente (que se debería modificar , EL VOTO DE UN CIUDADANO EN CIERTOS MUNICIPIOS NO DEBE VALER MÁS QUE EN OTRO, TODOS LOS SEGÚN LA CONSTITUCIÓN SOMOS IGUALES).

    No creo que haya que indignarse sin venir a cuento por ello y respetar las convicciones de cada uno sin llamar borregos o cabestros (como lo han hecho con Bono) sólo porque no piense como uno.

    Lo que ocurre que hay mucha gente que no tolera los pensamientos políticos de otros y es más fácil descalificar que hablar y defender un buen argumento. Se pierde inútilmente el tiempo y las energías en discusiones cuando lo que hay que hacer es dialogar y llegar a un consenso para dar soluciones a los problemas no crearnos otro más con confrontaciones.

    Hasta ahora no había ningún partido que coincidiera tanto con mi pensamiento como UPyD, ánimo que habéis conseguido que vaya a votar, sólo por vosotros.

    Saludos e ilusión, compañeros.

  8. lucho1999 dice:

    Soy peruano pero me siento preocupado por los problemas de politica que existe en españa y me solidarizo con mi compatriota vargas llosa cuando dice ” la ilusion mentirosa de que puede haber nacionalimo progreista”refiriendose a españa. Me parece que en la epoca moderna que vivimos debe existir concertacion entre partidos politicos para no interrumpir lo que ya sea hecho por el pais.

  9. putoloco dice:

    ese es el problema que hay con mario vargas llosa, si se preocupara de arreglar las cosas en perú y de conseguir que dieran de comer a los peruanos, tal vez no tendrían que escaparse en masa hacia españa. hay arreglar los prloblemas de casa antes de salir a arreglar los de los demás.

  10. Ocaña dice:

    Soy partidario acérrimo de la libertad de expresión. Me encanta cuando las personas utilizamos la cabeza para argumentar. Putoloco ¿Estás seguro de no haberte equivocado de sitio para expresarte? Un saludo

  11. Tyler dice:

    Putoloco, cada cual es libre de opinar tanto aquí como en Perú. ¿Acaso tú no opinas de Perú? o seguramente critiques al mentiroso de Chávez en Venezuela, no? . Me pasaron una entrevista antes de que saliera elegido diciendo que estaría como máximo dos años, que las empresas extranjeras podrían invertir en su país sin miedo y bla bla blá…. mentiras como dicen la mayoría de los políticos pero elevadas a la enésima potencia. Aunque también lleva razón en algunas cosas como un mayor intervencionismo por parte del Estado, como en empresas energéticas que ya tenía que haberlo aquí contra la mafiosa Sevillana Endesa y otros mafiosos bancos. Y cuando digo mafiosa es cierto, están poniendo trabas a usuarios para obligar a contratar alquilando sus contadores, poniendo problemas en concesiones, a veces a

    dedo, de enganche de huertos solares y algunos empleados cobrando dinero por ello.

    Estoy de acuerdo con Vargas Llosa evidentemente y los problemas hay que solucionarlos aquí y allí, aunque también comparto tu preocupación por la inmigración, putoloco, y estoy a favor de un poco de regulación y que los inmigrantes que vengan a dilinquir (ojo, no digo en general que vengan a eso), los que cometan algún delito…. a la cárcel y deportación a las cárceles de sus paises, así de claro. El que venga a trabajar honradamente y a convivir en el respeto de nuestras costumbres y respeto mútuo….bravo por ello, el que venga a imponer su religión o costumbres amparándose y escondiéndose detrás de la palabra discriminación, que se dé la vuelta a su país que nadie le ha llamado, ya que yo no voy a la casa de un amigo a colocarle los muebles como a mi me guste ni a exigirle nada.

    Creo que referente a la inmigración está muy claro como pienso, aunque siempre habrá quien quiera sacarlo de contexto, allá él con sus calentamientos de cabeza.

    Como veis hay mucho por hacer en este país (sin meter el tema del cachondeo de la Justicia), Dios mío! , bueno, me callo porque con tanto ladrón e incompetente suelto me voy a deprimir.

    Quizá haya sido un poco duro con lo que he dicho, pero así está el panorama nacional y más cosas que hay por ahí.

    Bueno, saludos, ánimo y suerte, compañeros.

    P.D.: la respuesta al comentario de los borregos no iba dirigido a Ajocrudo, me equivoqué, era para Putoloco, saludos.

  12. Manolo dice:

    Aunque no tengo por costumbre intervenir en la discusión de mis propios artículos, voy a hacer una excepción.
    Primero, cualquier persona, tenga la nacionalidad que tenga, está en su derecho de opinar sobre lo que le venga en gana en y sobre cualquier país y no hay nada tan estúpido descalificar opiniones por la nacionalidad de quien las defiende.
    Segundo, Mario Vargas Llosa es español.

  13. Guillermo dice:

    y la pregunta es: ¿Por qué tanto odio hacia el nacionalismo y/o independentismo? ¿Qué daño hace? ¿Cuál es el pecado imperdonable de partidos como CHA o EA, etc? ¿No será que en este blog se alimenta al naZionalismo español?

A %d blogueros les gusta esto: