ETA-1, Libertad-0 (IX Legislatura, min. 1)

pict1145qv01.jpg

ETA se ha anotado el primer gol de la recién estrenada legislatura. No habrá moción de censura contra la alcaldesa de Mondragón, así que ETA seguirá gobernando a través de sus testaferros políticos una ciudad industrial de más de 22.000 habitantes, capital del movimiento cooperativista vasco.

El PSE, por boca de Manuel Huertas, ha calificado la actitud del PNV y Aralar de “acto de cobardía en la lucha contra el terrorismo” que “vilipendia los más elementales principios democráticos”. Y tiene toda la razón.

El Gobierno vasco, a través de su portavoz, Miren Azkarate, ha recordado a “quienes autorizaron en su día unas listas de ANV y otras no”. (Lo mismo ha hecho Egibar, que además ha señalado como responsables de tan salomónica decisión a Alfredo Pérez Rubalcaba y el batasuno Pernando Barrena). Eso no justifica la actitud del PNV, pero hay que reconocer que el recordatorio no está de más.

Egibar ha recordado igualmente que en ayuntamientos como el de Azpeitia, el PNV ha sido desplazado de la alcaldía debido a acuerdos de EA y EB con ANV. Tampoco eso justifica la decisión del PNV en Mondragón, pero tampoco el recordatorio está fuera de lugar.

Por su parte, Aralar ha dicho en su comunicado que la moción de censura sería un “fraude político” porque cuando ANV presentó sus listas los demás partidos no se unieron para plantear candidaturas alternativas. Mala excusa, porque el que los demás no se unieran en su momento no convertiría la moción en un fraude. Pero no por ello deja de tener parte de razón: las elecciones se celebraron en un contexto en el que, Zapatero dixit, la foto de la socialista Zabaleta con la proetarra Gorizelaia era la foto del futuro y la de Rosa Díez con Pilar Elías era la del pasado (y todos los que criticamos tales declaraciones fuimos declarados enemigos de la paz).

La Ezker Batua de Madrazo, que sí ha apoyado la moción de censura, ha dicho que la alcaldesa “no es digna” de dirigir el Ayuntamiento. Un aplauso. No obstante, no está de más recordar que tan indigna persona es alcaldesa gracias a los votos de un no menos indigno pacto entre EB y ANV.

Huertas ha declarado que esta actitud del PNV “condicionará la relación política en el futuro”. Nada más lógico, ¿cómo podría no condicionar la relación política en el futuro lo que él califica de cobardía en la lucha contra el terrorismo y de vilipendio a los más elementales principios democráticos?

Pero la lógica no siempre se impone. Mientras en la Casa del Pueblo de San Sebastián, el PNV se negaba a llegar a un acuerdo con el PSE, el PP, EB y EA para arrebatar democráticamente a ETA el control de una importante institución, en Madrid el panorama era muy distinto. El PSOE ha cedido un puesto en la mesa del Congreso al PNV a cambio, de momento, de nada. El PNV se abstuvo en la elección del Presidente, con lo que Bono no consiguió salir elegido en la primera votación. Sí lo consiguió en la segunda, pero lo hubiera conseguido también aunque los diputados peneuvistas hubieran votado en contra. Y tampoco en el Senado necesitaba Javier Rojo los votos de los senadores del PNV. De lo que se deduce que, diga lo que diga Huertas, el PSOE ha decidido ya qué partido va ser su socio favorito en esta legislatura: uno que se niega a pactar con ellos para desalojar a una alcaldesa que no condena el asesinato de un militante socialista.

(Por cierto, también Rojo ha calificado de “cobardía” e “indignidad” la actitud del PNV)

Anuncios

2 Responses to ETA-1, Libertad-0 (IX Legislatura, min. 1)

  1. Nicolás dice:

    Es irritante ver qué trapicheo se llevan con la Mesa del Congreso. Esto desvirtúa el funcionamiento del sistema democrático. Desde luego: en el primer minuto de la IX legislatura ETA ha marcado un gol a la Libertad.

  2. Toda la razón del mundo. Con ETA no cabe otra actitud que el rechazo frontal, siempre, en cada ocasión. Cuando les abrimos una puerta, sentamos un precedente de indignidad y nuestra libertad se hace un poco más pequeña, más irrespirable. El PNV lleva toda la vida jugando a esto; el PSOE de Zapatero es responsable de que estas actitudes se hayan generalizado y se asuman como negociaciones lícitas. Con los terroristas no hay nada que negociar, y con quienes contemporizan con ellos, tampoco.

A %d blogueros les gusta esto: