Un aplauso para los huelguistas de Justicia

El Ministro de Justicia en funciones, Mariano Fernández Bermejo, ha afirmado que en el acuerdo al que ha llegado con los representantes sindicales no ha habido ni vencedores ni vencidos. Muy típico de su peculiar talante político plantearlo todo como una competición. Y muy típico también de él ver las cosas al revés de cómo son, porque, puestos a analizar el problema en esos términos, por supuesto que ha habido vencedores y vencidos. Vencidos, por lo menos:

1. Los ciudadanos, que hemos padecido una huelga que ha causado graves perjuicios. Además, a los perjuicios provocados por la huelga en sí se ha sumado la desidia de un Ministerio que no se ha molestado en poner un poco de orden en los servicios mínimos. Y, como siempre que hay caos, los ciudadanos decentes son víctimas de los listillos de turno, que hacen noche en las colas para luego vender el papelito del turno. ¿Tan difícil es organizar unas colas?

2. Los representantes sindicales de los trabajadores, que han sido primero acusados de fraude por el Ministro, luego declarados por él indignos de confianza y vetados como negociadores y finalmente, en el caso de los de UGT y CCOO puenteados por sus propias cúpulas, dando así por buenas las descalificaciones del ministro (¿recuerdan algún otro caso en que un empresario o responsable de la adminstración “destituya” a los representantes sindicales de los huelguistas y que además los jefes de los “destituídos” acepten la “destitución?; no creo que figure en los anales del sindicalismo español).

3. El ministro Fernández Bermejo, que ha esperado hasta ahora para tomarse el asunto en serio y aceptar en unas horas lo que se negó a negociar durante un mes, con lo que ha agotado el crédito político que le quedaba, si es que le quedaba alguno.

Y vencedores, los huelguistas. Es cierto que se les ha obligado a mantener una larga huelga, con el sacrificio económico que ello implica, para conseguir algo tan elemental como que se les pague el mismo salario por el mismo trabajo en un mismo cuerpo de funcionarios al que se accede con idéntica titulación y por el mismo concurso-oposición. A lo que hay que sumar los intentos del Ministro de desacreditar profesionalmente a los funcionarios que dependen de su Ministerio.

Pero es igualmente cierto que han ganado una importante batalla por la igualdad. Y el mérito ha sido suyo y sólo suyo, porque lo han conseguido en una lucha en la que todos, incluidos las cúpulas de los jefes de las secciones de empleados públicos de CCOO y UGT, los han dejado solos.

Y, con ello, han hecho algo más que conseguir, al menos en buena medida, unas reivindicaciones justas. Han sentado un precedente importante que seguro que tendrá consecuencias: que se reconozca que, a igual trabajo, igual salario. Es triste que haya que ver esto como un gran precedente en un país democrático en la Europa del siglo XXI, pero así están las cosas. Y tienen el mérito de haberlo hecho a pesar de la oposición de un gobierno socialista y, como se ha visto al final, a contracorriente de al menos un sector importante de los propios sindicatos. Cosas de nuestras izquierdas. Y, hablando de izquierdas ¿han oído a algún dirigente de IU abrir la boca sobre este asunto, con lo que les gusta ir a sacarse la foto en cuanto ven una protesta?

Así que ¡¡¡UN APLAUSO PARA LOS HUELGUISTAS!!! Gracias a ellos España es hoy un país un poco más igualitario y más justo y lo será más en el futuro. Mal que le pese a nuestra izquierda y sus comisarios políticos en los sindicatos.

Anuncios

8 Responses to Un aplauso para los huelguistas de Justicia

  1. Ramón Ángel dice:

    Voy a utilizar unas palabras, o mejor dicho, parte de unas palabras del genial Albert Boadella. El se refería a ciertas ONG. Yo lo aplicare al ejercito de Ejecutivos Sindicales, profesionales ellos de la cosa, apoltronados agradecidos que pastan del presupuesto y que les produce urticaria oír hablar de un estado laico. Sobre todo laico en lo sindical:

    “Los sindicatos llamados de clase, son el refugio del mayor numero de aprovechados de la historia moderna”

    Algo parecido expreso el maestro Boadella, como he dicho, en referencia a algunas ONG ( o tal vez a todas, eso nunca lo sabremos)

    Sin embargo amigo Manolo, estoy convencido que los puenteados, no tendrán la dignidad y el coraje suficiente para romper el carné ante tamaño insulto, y marcharse a casita y sobre todo, al tajo. Y es que la carrera sindical dentro del verticalismo, tiene estas cosas.

    Sigue bien.

    Ramón

  2. rafaelsanchezdiaz dice:

    La verdad es que yo que estoy afiliado a CC OO me he sentido avergonzado por cómo ha finalizado la huelga de Justicia. No tiene ninguna justificación y es muy lamentable la actitud de la cúpula ( foto con Bermejo triunfante incluida) ante la gente que se ha dejado la piel durante dos meses.

  3. Nicolás dice:

    Sí, ¡un aplauso para los huelguistas! Me alegro de que hayan sacado algo de provecho, porque además con ello todos salimos beneficiados en la medida en que esto hace a nuestro sistema más igualitario y sienta precedente. Patidifuso me he ido quedando, eso sí, oyendo despotricar en contra de la huelga a autoproclamados izquierdistas. ¿Por qué lo hacían? Porque la huelga perjudicaba al PSOE, sin atender a más análisis. Una muestra más de que la frase “Soy de izquierdas” no significa absolutamente nada más que un anuncio de lo que encantado que está uno de haberse conocido. ¡Caterva de narcisistas!

  4. Rosa RB dice:

    Soy ex-liberada de CCOO y funcionaria. Todos no somos igual. Yo presenté mi dimisión por desacuerdo con la línea sindical y me reincorporé a mi puesto. Me di de baja del sindicato cuando CCOO apoyó explícitamente el nuevo Estatuto de Cataluña.
    Me harté de reclamar sin éxito que se abordara la obligación del uso del catalán, en la Adm. Pública, como descriminación laboral.

    Actualmente, mi trabajo tiene relación directa con los Registros Civiles. Pues bien en Cataluña, básicamente en Barcelona, el mantenimiento del edificio es competencia del Ministerio y todo lo demás de la Generalitat.
    Las condiciones de trabajo son tercermundista -como en el resto de España-. Me alegro de la victoria de los huelguista espero que hayan aprendido la lección y en las próximas elecciones sindicales lo recuerden.

    Un beso pa’ ti Manolo y otro pa’ Rafael. (que conste en Acta que he visita tu blog, eh)

  5. Manolo dice:

    Consta en acta Rosa. Un beso.

  6. rafaelsanchezdiaz dice:

    Otro beso pa´ tí Rosa a traves del blog de Manolo.

  7. Antonio dice:

    La administración no debería permitir que se produjeran estas desigualdades salariales entre profesionales de variados sectores, en virtud de si las respectivas competencias están o no cedidas a los gobiernos autonómicos.

    En la mayoría de los casos en que las competencias se han cedido a las comunidades autónomas los trabajadores de estas, salen beneficiados con salarios mayores, agravio comparativo que supone un caldo de cultivo ideal para un conflicto laboral, que luego sufrimos los usuarios.

    Hablando de conflictos laborales, las altas esferas sindicales de UGT y CCOO continúan poniendo oídos sordos a los representantes de los trabajadores afectados por los distintos conflictos y negocian por su cuenta. Parece que es la manera habitual de actuar de los dos grandes sindicatos.
    Me gustaría que saliera a la luz, como financian UGT y CCOO el imperio inmobiliario que ostentan por todo el territorio nacional. ¿Acaso por eso, firman multitud de acuerdos, pasándose por el arco lo que opinan los representantes de los trabajadores afectados¿

  8. andlz dice:

    Muchas gracias Manuel por tu artículo.
    Yo he vivido, sufrido y disfrutado esta “bendita huelga de Justicia”. Son muchas las reflexiones que se me agolpan en la cabeza, muchos los esquemas que se me han caido. Sinceramente, pasé unos días aterrorizada con lo vivido al final de nuestra huelga. Pero ahora pienso y estoy totalmente convencida que era nuestro deber y cumplido nuestro deber, con todo nuestro entusiasmo y nuestra fuerza, estoy satisfecha y orgullosa de lo conseguido. Esta huelga era necesaria, aunque haya muchos sectores que no la entiendan. Cada uno se ha puesto en su lugar, y debe apechugar con las críticas.
    Debo romper una lanza en favor a los representantes sindicales de Justicia, que se han dejado la piel, y de lo cual he sido testigo.

    En esta lucha se ha puesto mucho, más de lo que algunos creen. Y como en todo lucha, hay sus puntos negativos. Aún así, volvería a alzarme para reivindicar lo que es justo. Es lo único que nos queda a los trabajodores.

    Un abrazo y gracias.

A %d blogueros les gusta esto: