Una persona, un voto

“El Congreso se compone de un mínimo de 300 y de un máximo de 400 Diputados, elegidos por sufragio universal, libre, igual, directo y secreto, en los términos que establezca la Ley. (Constitución Española, art. 68.1, subrayado mío).

Unión Progreso y Democracia ha presentado su primera proposición en el Congreso. Y, en coherencia con lo que ha defendido en su manifiesto, su programa y en todas las intervenciones de sus candidatos en los actos electorales, lo que propone es modificar el sistema electoral. ¿Para qué? Muy sencillo, para hacerlo más justo. Para que todos los votos valgan igual. Así de simple. Tan simple como retorcidos tendrán que ser los argumentos de quienes se opongan. Que serán los dos partidos grandes y los partidos nacionalistas. Los primeros para conservar su oligopolio. Los segundos para excluir a posibles minorías no nacionalistas que les disputen la llave de la gobernabilidad. Pero, claro, como no van a dar estas razones, tendrán que inventar otras que parezcan más presentables. Y lo tienen difícil, porque cada vez menos gente entiende que voto de los votantes de UPyD valga seis veces menos que el voto de los votantes del PNV. Y no porque sean torpes. Sencillamente, tienen toda la razón del mundo en no entenderlo.

Pero no nos hagamos ilusiones. Nuestro presidente del gobierno es un frontón. ¿Cómo se las arreglará para defender lo indefendible? No lo sé, pero ¿qué se apuestan a que nos explica que este sistema electoral es mucho mejor que lo que había en el franquismo, que los nacionalistas tienen derecho a la vida y que el diálogo es algo estupendo? Cualquier cosa menos contestar a lo que se le propone y a los argumentos que se le ofrecen.

Anuncios

2 Responses to Una persona, un voto

  1. Juan Daniel dice:

    ¡Cómo me gusta este partido! Al final no os di mi voto, principalmente por las cuestiones morales, pero desde luego que sois interesantes y dignos de mención y de tener en consideración.
    No he estudiado a fondo el tema, pero por lo que conozco desde luego que el sistema electoral necesita una reforma, porque a mí que el PNV consiguiera seis veces más escaños que UPyD creo que con menos votos me parece no solo una verguenza sino un insulto a los votantes de UPyD.
    ¡ÁNIMO! Da gusto leer lo que decís.

  2. Andrés M. dice:

    Parece mentira que en los tiempos que corren tenga que nacer un partido para defender las cosas que para todos los demócratas (o al menos la amplísima mayoría) deberían ser lógicas, como la igualdad en el voto, que la bandera de España ondee en todos los ayuntamientos españoles, que los recursos nacionales (como el agua) los debe gestionar el gobierno de la nación, que esos recursos nacionales sean repartidos equitativamente, que a los terroristas hay que detenerlos y no negociar con ellos, que en la nación española no cabe más nación que la española, que el español es la lengua del Estado y que no debe ser prohibida ni perseguida, etc

    Pero seamos positivos, nacimos porque necesitábamos nacer y porque los españoles y la política nacional española necesitaban que naciéramos. YA ESTAMOS AQUÍ. Ahora, desde el sentido pacifista de la expresión, “a seguir dando guerra”.

    A Juan Daniel:

    En la actual ley electoral, se otorga a cada circunscripción electoral (las provincias y las ciudades autónomas) una cantidad fija de diputados (3 a las provincias y 1 para Ceuta y otro para Melilla) y el resto hasta completar los 350 actuales del Congreso se reparten de forma más o menos proporcional a la población en las diferentes circunscripciones. En la teoría parece un buen sistema, pero en la practica no lo es. ¿porque no lo es? Porque este sistema solo garantiza que todos los votos valgan lo mismo dentro de cada circunscripción, no en el conjunto del panorama nacional. ¿cual sería una posible solución? Que la totalidad de los diputados se eligieran en una única circunscripción, en una circunscripción nacional. Así no solo se garantizaría la igualdad en el voto se vote a quien se vote y se vote desde donde se vote, sino que permitiría a ciudadanos de una determinada provincia votar a candidatos que no se presentan por la suya. Por ejemplo, un ciudadano podría votar desde Murcia a partidos como el PNV, el BNG o CiU entre otros. Actualmente eso no es posible porque los 3 partidos citados anteriormente no se presentan por Murcia. Es decir, la reforma de la ley electoral no solo nos permitiría que cada voto valga lo mismo, sino que nos otorgaría el derecho de votar a quien quisiéramos, no solo a los que se presentan por nuestra provincia.

    Espero que este comentario te ayude a entender un poco más como funcional la actual ley electoral.

A %d blogueros les gusta esto: