Gracias, Vanesa y Susana

Entre las muchas personas que entran en los registros civiles a realizar todo tipo de trámites, es fácil reconocer a los padres que van a inscribir a su hijo. Se les nota en la alegría un tanto lela que llevan escrita en la cara, que contrasta con la expresión de aburrimiento, cuando no de fastidio, típica de los que se ven obligados a realizar cualquier trámite burocrático. Los papás recientes, cuando están casados, aparecen con su DNI, su libro de familia y el certificado de nacimiento del bebé. Y, sin más preguntas o requisitos, el nuevo ciudadano es inscrito en el libro de familia como hijo de su madre y del marido de ésta. Por supuesto, al marido de la madre no se le pregunta cuál es el procedimiento por el que su esposa quedó embarazada, si por fecundación in vitro, por inseminación artificial o por el sistema clásico. Tampoco se le pregunta si él es el padre biológico o el espermatozoide implicado procede de otro donante. Y mucho menos se le obliga a aportar prueba alguna de paternidad. Sencillamente, el marido de la mujer que acaba de dar a luz es reconocido automáticamente como padre legal de la criatura, lo sea o no biológicamente. A nadie se le ha ocurrido la idea peregrina de que, por ejemplo, en un caso de inseminación artificial o fecundación in vitro con semen de un donante anónimo, el marido, por no ser el padre biológico, tenga que iniciar, si desea convertirse en el padre legal, un proceso de adopción.

Eso es lo que siempre ha sucedido cuando el cónyuge de la madre biológica es un hombre. Y, lógicamente, lo que debería suceder cuando la cónyuge es una mujer. Pero no es así, o por lo menos no lo era. Por elementales razones biológicas, la única manera en que dos hombres pueden ser padres es la adopción. Pero no es el caso de las parejas formadas por mujeres. En este caso cabe la posibilidad de que una de ellas quede embarazada, por ejemplo por fecundación in vitro. Como supongo que lo que se tenía en mente era el caso de los hombres, la ley, al menos inicialmente, no reconocía a la mujer cónyuge de la madre biológica la maternidad de modo automático, sino que la obligaba a iniciar el trámite de adopción. Un caso típico de androcentrismo.

Eso es lo que le sucedió a Vanesa de las Heras, candidata de UPyD al Congreso por Murcia en las últimas elecciones generales. Su esposa Susana Meseguer quedó embarazada por fecundación in vitro, pero en el registro civil les dijeron que, si Vanesa quería ser reconocida legalmente como madre de la criatura, tendría que adoptarla. Con lo cual no podían inscribirla en el libro de familia del matrimonio, sino en otro distinto, en el que Susana aparecía entonces como madre soltera. Situación delirante donde las haya: Susana era a la vez una mujer casada y una madre soltera, a pesar de haber concebido y dado a luz a su hija cuando ya estaba casada.

Así que Vanesa tuvo que iniciar los trámites para adoptar a la hija de su cónyuge. Un fastidio y un absurdo, pero, en principio, sólo eso, un fastidio y un absurdo. Hasta que toparon con el juez Ferrín Calamita, que consiguió que esta historia, además de fastidiosa y absurda, se convirtiera en una pesadilla.

El tal Ferrín Calamita es uno de los jueces de familia de Murcia. Se declara católico, y afirma que sus libros de cabecera son la Biblia y Camino, de Josemaría Escrivá de Balaguer. Hasta aquí nada que objetar. El problema es que, cuando se pone la toga y entra en el juzgado, no sustituye sus lecturas de cabecera por el Código Civil, sino al contrario. El juez en cuestión es bien conocido entre los abogados de Murcia por su costumbre de entorpecer los procesos de divorcio. Convoca a los solicitantes a entrevistas para intentar disuadirlos, y pide a sus abogados que se ausenten (el Colegio de Abogados tuvo que emitir una circular recordando a los abogados que tienen que acompañar a los clientes en todo momento). Cuando no puede disuadir a los cónyuges que desean divorciarse “por las buenas”, pasa a las malas. Rechaza por sistema los acuerdos a los que han llegado las partes y amenaza con imponer condiciones leoninas al marido si persisten en la intención de divorciarse. Si la amenaza de una sentencia que pueda llevar al marido a la ruina (y, en muchos casos, de rebote, a la mujer y los hijos) tampoco surte efecto, después de todo tipo de dilaciones (en un proceso, como es un divorcio, ya de por sí no particularmente agradable), dicta sentencias en las que se permite lujos como emitir juicios de valor y afirmar (en la propia sentencia, repito) que ante Dios, el matrimonio sigue estando vigente. Pero no crean que se da por vencido, porque el ensañamiento continúa después de la sentencia. Venga o no venga a cuento, impone, de oficio, no a petición de parte, todo tipo de sanciones al ex-marido, al que trata por sistema como un delincuente. El caso más célebre es el de un ex-marido al que embargó las cuentas bancarias sin que hubiera habido ningún impago ni ningún retraso en el pago de la pensión. De hecho no dio al ex-marido ni siquiera la oportunidad de no pagar, porque ¡le embargó las cuentas directamente!, nada más dictar la sentencia de divorcio (por supuesto sin que la ex-esposa hubiera solicitado tal medida ni hubiera antecedente alguno de impago). Con lo que inventó una nueva medida judicial: el embargo preventivo arbitrario.

Pueden ustedes imaginar la reacción del tal Ferrín Calamita cuando se encontró sobre su mesa la solicitud de adopción de Vanesa. Decidió que por encima de su cadáver y se dedicó en cuerpo y alma a sabotear el proceso. Sería muy largo relatar toda la historia de desplantes, humillaciones y arbitrariedades. Sólo diré que la gota que colmó el vaso fue que, después de recibir el informe psicológico que había solicitado, y que era favorable a la adopción, se negó a actuar en consecuencia y pidió algo insólito: solicitó un nuevo informe que estuviera elaborado por un equipo compuesto por todos los psicólogos que trabajan para los servicios sociales. Sugiero que se lea el auto, porque es más elocuente que todo lo que yo pueda decir aquí.

Pero Vanesa y Susana no se dieron por vencidas. No sólo insistieron, sino que denunciaron al juez por dilación maliciosa. Ya han ganado una batalla: otro juez ha concedido a Vanesa la adopción solicitada, así que ya no es sólo madre de hecho, sino madre legal de la hija a la que dio a luz su mujer (ver noticia). Han sido dos años, per lo han conseguido. Queda otra: la de conseguir que, de ahora en adelante, ningún ciudadano se tenga que someter a las humillaciones, insultos, retrasos maliciosos y abusos de autoridad de Ferrín Calamita (ver noticia). Esperemos que también la ganen. Si lo hacen, habrán prestado un gran servicio a la ciudadanía y al Estado de Derecho. Los ciudadanos no deberemos este servicio al Consejo General del Poder Judicial, ni al Ministerio de Justicia, ni al Colegio de Abogados. Se lo deberemos a dos ciudadanas de a pie que ni se acobardaron ni se resignaron. Al contrario, optaron por luchar con tenacidad por el reconocimiento de sus derechos civiles. Así que muchas gracias por vuestra rebeldía en defensa de los derechos civiles de todos. Y enhorabuena, claro.

Anuncios

21 Responses to Gracias, Vanesa y Susana

  1. Jose Luis dice:

    Buena noticia para la pareja, que por fin puede dejar de dedicarle tiempo a papeleos y líos burocráticos y pasar a cosas más importantes como disfrutar de su hijo, y para el derecho y el sentido común, que nos dice que este tipo de “calamitades” ni se pueden ni se deben producir.

    No conozco ni a Vanesa ni a Susana personalmente, pero desde aquí les deseo todo lo mejor, para ellas y para su pequeñín.

  2. Frani dice:

    A ver si consiguen que a este juez lo ponga la propia justicia en su sitio. Aunque seguro que le dará igual pensado en otros juicios más divinos que terrenales.

    A ver también si Rosa Díez presenta una modificación de la ley de Matrimonios Homosexuales para que la cónyuge femenina de otra chica inseminada in vitro sea automáticamente madre legal sin hacer esos absurdos trámites legales.

  3. Pedro Nicolás Zaragoza dice:

    Por supuesto, ¡¡enhorabuena a Vanesa, a Susana, y a su hija Candela!! Ya las tres pueden disfrutar de sus derechos. Y, tienes razón Manolo, hay que agradecerles la gigantesca labor que han hecho a favor de los derechos civiles. Ellas solas, especialmente desamparadas por el PSOE (al que pidieron ayuda y desoyó su petición por encontrarse ocupado con las elecciones municipales -gracias en cualquier caso a Begoña García Retegui y a Rosa Peñalver por su interés personal-) y por la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (particularmente bochornosa fue la actitud de la ínclita Beatriz Gimeno).

  4. rafaelsanchezdiaz dice:

    Enhorabuena para Vanesa, Susana y su hija Candela. Avanzamos por la tenacidad de gente como ellas.

  5. vanesa dice:

    Muchas gracias a todos por la felicitación, también a Lola, y enhorabuena por el artículo, no podría describir mejor el absurdo proceso, por el que hemos pasado nosotras y mucha gente en Murcia como muy bien detallas en el artículo, que acompaña a la labor de este funcionario cuando topas con sus libros de cabecera.

  6. Ramón Ángel dice:

    ¿ Que se puede decir ante una noticia así?. Solo que la vida es bella y que el verdadero amor erradica “calamidades” de todo tipo.

    ¡ Enhorabuena a las tres!

  7. Aurelio dice:

    Muchas felicidades a las dos, y al retoño. ¡Qué razón tiene el dicho: “Tengas juicios y los ganes”!. La justicia es la institución en la que menos confío

  8. Alvaro Ballesteros dice:

    Gracias, de corazon. Queda mucho que hacer para conseguir un sistema laico donde se respeten los derechos de los ciudadanos/as de modo transparente. Los abusos de personas como este juez no deberian ocurrir en la Espana de 2008, ya que a el no le pagan ni Dios ni el Opus Dei, si no los impuestos de todos los ciudadanos. Esto es inaceptable: una verguenza para nuestra democracia. Gente como Vanesa y Susana no deben sufrir un calvario de este tipo por algo que deberia ser sencillo. Queda mucho por hacer para que el sistema administrativo y legal respete los principios aprobados en el Parlamento. Gracias, Vanesa y Susana. Y gracias, Manuel, por exponer su caso.

  9. Jose dice:

    ¡Qué vergüenza! Para jueces como este existe el delito de prevaricación y la figura de la recusación. Sin embargo, el problema de este país es que los jueces nunca responden ante nadie. Basta ya de que ellos se conviertan en legisladores. Lo que tienen que hacer es aplicar la ley (ley que en este caso está mal hecha porque el reconocimiento de madre legal en este caso debería ser automático como dice Manuel Hernández).

  10. Conocía el caso por los medios, pero no sabía que era de UPyD. Me alegro de que, por fin, se haya hecho justicia.
    Animo a las 2 mamás y mi más sincero apoyo.
    Como estudiante de Derecho, me da vergüenza ver este tipo de comportamientos de los jueces, que mezclan sus creencias personales con la aplicabilidad de la ley.
    Un abrazo

  11. Actos de valentía como el de Vanesa y Susana, que no se rinden antes las injusticias, que luchan por defender sus libertades como ciudadanas de un país libre, son los que consiguen que poco a poco se implante el sentido común en nuestra sociedad.

    Me causa enorme alegría, y me invade un gran sentimiento de felicidad saber de la buena noticia, eso sí, ello no ha de hacernos que cesemos en la lucha por la igualdad. Por desgracia son muchos los jueces que, como dice el post, cambian el Código Civil por la Bilia, intrometiendose más alla de la justicia e incumpliendo el principio de imparcialidad. CASOS ASI NO DEBEN DE VOLVER A REPETIRSE.

    Queda mucho por hacer, pero GRACIAS a noticias como ésta, GRACIAS a la valentía de quienes se niegan a revivir épocas arcaicas en las que era delito querer a un semejante del mismo sexo, GRACIAS a que ahora ya no nos callamos, poco a poco conseguiremos un estado laico, y un sistema judicial justo y una sociedad con ese sentido común que a veces añoramos.

    Un saludo y un abrazo desde Valencia.

  12. Manuel dice:

    Si bien sigo entusiasmado desde que este partido vio la luz, esta noticia me ha fastidiado, no me parece bien que se juegue con los sentimientos de los lectores y simpatizantes. Yo, lamentando el drama por el que atraviesan estas dos mujeres, no tengo clara mi postura sobre la adopción en parejas del mismo sexo. Respeto que el partido se posicione a favor, pero no me parece elegante que intenten sensibilizarme presentandome un drama, que no dudo que sea real.

    Un saludo y gracias por todo

  13. Manuel dice:

    (Mi queja no es otra que el hecho de que el enlace a dicha información figure en la pagina principal del partido)

  14. Ramón Ángel dice:

    Estimado Manuel:

    La noticia ha aparecido en la pagina principal del partido, no con el objetivo de sensibilizarte, sino informar de la buena nueva que ha supuesto para una compañera la reciente sentencia que le permite adoptar a la hija de su esposa, algo que como muy bien dice Manolo en el post, resulta cuando menos sorprendente ya que a un matrimonio heterosexual, en las mismas circunstancias, este requisito no se le hubiera exigido.

    Después de dos años de calamidades y sufrimiento, ni Vanesa, ni Susana ni el partido pretenden sensibilizarte. Tu posición al respecto de la adopción por matrimonios de gays y lesbianas es tan respetable como otra cualquiera, pero en UPyD creemos en los derechos de los ciudadanos y de las ciudadanas, no somos un partido homófono, como pretende presentarnos la revista Zero, y si somos un partido sensible ante la injusticia. La libertad sexual es un derecho humano inalienable, que no debe condicionar el sentido de la justicia. Si estas premisa básicas no fueran defendidas por este partido, no estaría en él, estimado Manuel. Y yo si que pretendo sensibilizarte, amigo mío. La Web no y el partido menos. Simplemente se ha hecho eco de una noticia que nos llena de orgullo y agradecimiento por la defensa que estas mujeres han hecho de nuestros derechos, el de todos. Un ejemplo a seguir, y eso es digno de relevancia.

  15. Andrés M. dice:

    Enhorabuena a la pareja. Es una muy buena noticia para todos los amantes de la libertad en todos sus sentidos (sexual, religiosa, de reunión, de voto, de expresión, etc) conocer el final feliz de esta historia. Esta es una batalla ganada en la lucha por los derechos de todos los ciudadanos, en especial por el derecho a la igualdad. Como han comentando otros anteriormente, yo también creo que la ley debería cambiarse para que la pareja de una fecundada in vitro sea inmediatamente padre o madre del futuro bebé. Esto ya es así para pareja heterosexuales, así que el día que lo consigamos también para las parejas homosexuales será un autentico éxito de la igual y los derechos de los españoles. Creo que haciendo cosas así posibles es como verdaderamente se lucha por la igualdad, y no haciendo otras cosas que el actual gobierno socialista hace…

    Enhorabuena a las 3.

  16. Julieta dice:

    Me parece genial lo de esta pareja, que sigan adelante y luchen por ellas y por su hija, ningún juez mediatizado por la religión debería impedirles el desarrollo normal de su vida familiar.

  17. trini dice:

    !Ja ja ja jaaaaaaaaaaaaaaa! Diría que no me lo puedo creer si no fuera famoso por su conducta el Calamidad este

  18. alorca dice:

    Y vosotros andais buscando el voto de la derecha??? vamos ni de lejos os voto yo con las barbaridades que estas diciendo. NO AL MATRIMONIO GAY. upd= psoe

  19. Rufus dice:

    Los que durante años decían que el contrato matrimonial no pasaba de ser un papel, ahora luchan denodadamente por el papel. No tengo por q

  20. Maria Jose dice:

    creo que gracias a gente como vosotras, nuestro futuro sera mas fácil aquí en murcia y tambien en toda españa, porque este caso no se debe repetir, y ninguna dejará que se repita, gracias por darnos ejemplo y fuerza para seguir reivindicando nuestros derechos, un saludo.

  21. […] le intentó quitar la patria potestad (más información en los artículos La caverna contraataca, Gracias, Vanesa y Susana, Nuestro Ku-Klux-Klan local). En su ingenuidad, pidieron ayuda a la Federación. Y ésta se […]

A %d blogueros les gusta esto: