El genocidio de Darfur

Por primera vez, un presidente en ejercicio ha sido acusado y llamado a declarar ante la Corte Penal Internacional. Aunque son pocas las probabilidades de que sea juzgado, al menos mientras siga en el poder, es un hito histórico en la lucha contra la impunidad de los gobernantes. La persona encausada es Omar Al Bachir, presidente de Sudán. Está acusado de diez crímenes de guerra (3 de genocidio, 5 de crímenes contra la humanidad y 2 de asesinato). La causa: el exterminio organizado por parte de milicias progubernamentales árabes (los janjaweed, literalmente “diablos a caballo”), con el apoyo de la aviación del ejército, de cientos de miles de civiles de las etnias no árabes de Darfur (región occidental de Sudán del tamaño de Francia).

Además del asesinato, las milicias han practicado, con el apoyo del gobierno y el ejército y de manera sistemática, la quema de poblados para forzar la huida de la población, el asesinato (niños incluidos), la tortura, la violación de las mujeres, la mutilación y el abandono forzoso de los ancianos. Los campos de refugiados están rodeados por milicianos que atacan a todo el que se aventura fuera de ellos para buscar leña o por cualquier otra causa. El resultado, según datos de la ONU, es espeluznante: más de 400.000 muertos (decenas de miles asesinados directamente y el resto condenadas a una “muerte lenta” por inanición) y más de dos millones de desplazados.

Todo esto se sabe desde hace mucho tiempo. Organizaciones humanitarias y la propia ONU llevan años haciendo sonar la alarma. Sin embargo, es llamativa la escasa atención que ha recibido este genocidio. ¿Por qué este casi silencio? ¿Porque, a diferencia de Bosnia-Herzegovina, no sucede en Europa? Tampoco Israel, Líbano, Irak o Afganistán están en Europa, y aparecen día sí día también en los informativos. ¿Porque no hay tropas o intereses vitales occidentales involucrados? Tampoco los hay en el Tíbet. ¿Porque en Sudán no hay petróleo? Falso: sí lo hay. ¿Porque, sencillamente, África es el continente olvidado? Cierto que lo es, pero compárese con la información que, aunque demasiado tarde, generó el genocidio ruandés. O con la que han generado las barbaridades de Mugabe en Zimbabue. De hecho, el encausamiento de Al Bachir ha recibido menos atención informativa que el cumpleaños de Nelson Mandela.

Así que esas razones pueden ser parte, pero sólo parte de la explicación. La otra parte pienso que es el miedo de los países occidentales a dos cosas. Una es un fracaso como el de la intervención en Somalia. Y la otra es abrir un frente más ante enemigos temibles. Porque Al Bachir no está solo en absoluto. Tiene la protección de Rusia, de cuya industria armamentista es un gran cliente. El apoyo de China, que tiene importantes contratos de explotación de sus reservas de petróleo (China ha vetado en el Consejo de Seguridad cualquier acción contra Sudán). La solidaridad de la Liga Árabe, que se ha opuesto a su procesamiento. La pasividad cómplice del resto de los déspotas de África (ya se sabe: “cuando las barbas de tu vecino…”). Y tiene la simpatía de los islamistas radicales, porque el régimen de Al Bachir es islamista. Es muy revelador que los islamistas apoyen al gobierno del Frente Nacional Islámico de Sudán ¡a pesar de que las víctimas del genocidio son también musulmanas!, aunque no árabes ni arabizadas. Las páginas web pro-árabes o pro-islamistas (o ambas cosas), si tratan el tema, es para negar la existencia del genocidio y presentar las denuncias como mentiras de la propaganda sionista o productos de la “arabofobia” (miren si no, si su estómago se lo permite, la caricatura de abajo).

Un último factor a destacar es que las denuncias de las organizaciones defensoras de los derechos humanos no han tenido el impacto en ciertas sensibilidades que sí tienen sus denuncias de las violaciones de derechos humanos cometidas por Israel o Estados Unidos en Palestina, Irak o Guantánamo, a pesar de que, en el caso de Darfur, nos enfrentamos a un genocidio racista organizado contra las etnias negras de una magnitud cualitativamente mayor. O sea, que parte de la desgracia de las víctimas del genocidio de Darfur es que el genocidio del que son víctimas es un genocidio “antiimperialista”.

(“campaign to divest”: en este contexto, campaña de boicot a las inversiones; “campaign to divert”: campaña de distracción. Muy agudo.)

Anuncios

One Response to El genocidio de Darfur

  1. jesus sosa dice:

    lo unico que quiero decir y expresar es que cada ves se evidencia mas y mas que las potencias del mundo son mesquinos, egoistas, no atienden casos como este por que no existe nada de pormedio (PETROLEO, PIEDRAS PRECIOSAS ENTRE OTROS) .
    CRISIS ECONOMICA que afecta al mundo entero por las malas politicas de las potencias y por guerras sin sentido. IRAK GUERRA MEDIOCRE. nos preguntamos sera que ellos los mal llamados negros no son humanos, o sera que esas matanzas que no son dos, ni tres personas, son miles ( SON NIÑOS, MUJERES Y HOMBRES) ……… SERA QUE LAS ORGANIZACIONES internacionales a estas alturas ya no tienen voto o ya existen para cumplir cargos burocraticos. son humanos y es doloroso como masacran a estas personas maltaratadas y ultrajadas por criminales por que ni siquiera se les puede llamar ejercito o generales a estas personas que no lo hacen por una causa si no por un placer. NO NOS QUEDEMOS CON LOS BRAZOS CRUZADOS ELLOS NOS NECESITAN …………… MEGUSTARIA PERTENECER A UNA ORGANIZACION

A %d blogueros les gusta esto: