El sueño sabiniano hecho realidad

Ya lo decía Don Hilarión en La verbena de la Paloma: “Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad”. Lo digo porque por fin la ciencia ha encontrado la respuesta a una de las eternas preguntas de la Humanidad: ¿qué es ser vasco? Ya Sabino Arana insistió en que el nacimiento no bastaba, que lo importante era la raza. Pero ¿cómo se mide eso? No encontró el bueno de Sabino mejor expediente que el de los apellidos, un recurso escasamente fiable porque ¿quién está en condiciones de asegurar que maketos, o incluso moros o, Dios me perdone, judíos, no se las apañaran en su día para falsificar, con la mendacidad que los caracteriza, sus partidas de nacimiento? Por no hablar de los que con las malas artes propias de sus razas abusaran de la inocencia de las castas mujeres vascas para seducirlas con sus engaños o los que, si éstos fracasaban, las forzaran brutalmente. O de los putones foráneos que consiguieran arrastrar a los sanotes chicarrones vascos fuera de su entrañable cuadrilla el tiempo suficiente para perpetrar el pecatum bestiale. Decididamente, el test de los apellidos no basta para proteger la raza vasca de los estragos del baile agarrao, de los que tan sabiamente nos previno el padre de la patria.

Por eso, a pesar de los meritorios intentos de esforzados científicos de complementar el test de los apellidos con recursos más modernos como el Rh o la craneología, muchos han tirado la toalla. De ahí la moda de definir a los vascos con criterios culturales, como la lengua, a pesar de que ya Don Sabino nos advirtiera del peligro evidente de que los maketos la aprendieran. Por eso es para mí una satisfacción enorme anunciar la buena nueva de que la ciencia ha dado con la solución.

Leo en la web de una empresa suiza lo siguiente:

¿Es usted vasco?

¿Tendrá usted acaso raíces vascas?

Los vascos – un pueblo único también genéticamente.
Los vascos no sólo poseen una historia y lengua singulares, sino que estudios actuales han demostrado que también se diferencian fuertemente de los españoles y franceses en cuanto a su herencia genética. (…)
Hoy en día, más del 60% de los vascos españoles se definen exclusivamente como vascos y no como españoles o franceses, mientras que sólo un 2% lo hacen como españoles y un 4% como franceses y no vascos. (…)
Los vascos, españoles y franceses se diferencian genéticamente de manera muy pronunciada, de manera tal que es posible una distinción genética. Los vascos españoles y franceses exhiben un haplogrupo diferente al de sus vecinos. Por medio de la investigación de determinadas secuencias del ADN, podemos analizar el origen de los vascos genéticamente. A la inversa de lo que ocurre con los documentos, esta información se encuentra libre de errores. Se sirve de nuestra única verdadera acta: el ADN.
“Ser vasco”, por tanto, no sólo se define por la lengua vasca o por lo antepasados vascos, sino que también puede ser genéticamente determinado, respondiendo así a muchas preguntas.

Y no sólo contestan a las preguntas, sino que junto con el test de ADN te dan ¡UN CERTIFICADO! El sueño de Sabino Arana hecho realidad: una Euskadi de vascos convenientemente autentificados.

Eso sí, como nada es perfecto en esta vida, el test sólo vale para hombres y para investigar la línea genealógica paterna. Pero no nos desanimemos. Encomendémonos de nuevo a Don Hilarión y confiemos en que pronto se podrá determinar la ascendencia completa de los vascos y de las vascas.

Y si alguno de ustedes sobrevalora mi imaginación y piensa que me estoy inventando esto, que pinche aquí.

Anuncios

2 Responses to El sueño sabiniano hecho realidad

  1. José Luis dice:

    Este artículo me recuerda a más de una viñeta de Forges, de Ricardo o de tantos otros, personas que, como tú has hecho, cansados de que la política sea, como es, un despropósito, se engalanan con las ropas del humor para denunciar sus desatinos.

    Por cierto, Rabelais dijo que la “ciencia sin conciencia, es la ruina del alma”. No seré yo quien se ponga moralista, pero la ciencia es un elemento neutro, sus efectos dependen de quien la usa.

  2. Ramón Ángel dice:

    ¡Que cachondo!. Esto no es más que una Web para incautos. Existen muchas de este tipo. Sobre todo las genealógicas. Te dicen a que familia noble perteneces y te mandan el escudo de armas junto con el aristocrático y nobiliario titulo que te corresponde por herencia directa.

    Esta que comentas, ha realizado previamente un estudio de mercado, no necesariamente muy profundo. Saben que entre los fanáticos del terruño tienen clientes potenciales, dispuestos a pagar lo que sea para recibir el certificado de vasco viejo.

    Llegara el de catalán de raigambre, gallego de toda la vida, valenciano de pro….y con el tiempo, andalusí de pura cepa. Ya veras. Ahora lo que mola no es ser Virrey o como mínimo hidalgo. Para destacar y ennoblecerse, hoy en día priman las raíces antiguas, sin mezcla. La pureza racial.

    Seguro que si yo mando mi ADN para saber si tengo raíces vascas, soy más euskaldun que el mismísimo Arana. A la carta.

    ¡Que vivos!. Ya lo dice el refrán. No hay listos, solo tontos.

A %d blogueros les gusta esto: