El optimismo presidencial

optimistaHasta hace poco, según el presidente Zapatero, la crisis era una crisis financiera reducida a los Estados Unidos y contra la que nuestro sistema bancario estaba inmunizado. Luego reconoció que había problemas económicos derivados de las réplicas de la crisis financiera norteamericana y de la subida del precio del crudo. Como la crisis continuaba a pesar de que el precio del crudo empezó a bajar, ya reconoció que había “desaceleración” (luego “desaceleración acelerada”). Pero claro, llega un momento en que negar la evidencia resulta imposible y no ha habido más remedio que reconocer que sí, que hay una crisis económica mundial en toda regla.

Eso sí, como el optimismo del presidente no conoce límites, se ha apresurado a asegurar que se saldrá de la crisis sin necesidad de recortes ni salariales, ni de las pensiones, ni del gasto social, ni de las prestaciones por desempleo, etc. Y no los habrá, se nos dice, porque hay un gobierno socialista que apuesta por afrontar la crisis desde planteamientos socialdemócratas, no neoliberales. Lo que a mí me pasma de estas afirmaciones es que se hacen dando por supuesto que la única variable relevante para el grado de protección social de las personas potencialmente más perjudicadas por la crisis es la intensidad con la que el gobierno desee dicha protección. Lo que significa que, o bien nuestro presidente ha pasado del “optimismo antropológico” al voluntarismo absoluto, o bien nuestro nos toma por tontos, o ambas cosas. Porque no hace falta ser experto para tener claro que, junto a la variable de los buenos deseos que el gobierno sin duda tiene, está la variable de si la situación económica permitirá hacer frente al aumento de los gastos sociales provocado por la crisis.

La otra afirmación optimista del presidente es que España está en esta ocasión muy bien preparada para resistir la crisis, por lo que saldremos antes y más reforzados que otros países. No sé en qué se basa para decir esto. Parece sensato suponer que los países más en forma para superar la crisis de la manera menos traumática son los que han basado su crecimiento en sectores tecnológicamente avanzados, a diferencia de España, en cuya economía la construcción ha tenido un peso relativo mayor que en los países de nuestro entorno. Parece igualmente sensato suponer que un factor muy importante será la cualificación de nuestra mano de obra. Y, desgraciadamente, el panorama de la formación profesional en España, comparado con el de otros países europeos, es desalentador, como ha puesto de manifiesto el reciente estudio de la Fundación “La Caixa” “La formación profesional en España. Hacia la sociedad del conocimiento”. Todo indica que los jóvenes españoles, además de padecer la crisis, van a pagar los platos rotos del desastre que las reformas educativas socialistas han provocado en el sistema educativo.

Anuncios

2 Responses to El optimismo presidencial

  1. Toño dice:

    De todas maneras , un pais que aconseja a sus jóvenes inclinarse por la Formación Profesional en lugar de por la Universitaria, no parece muy interesado en que se le discuta desde un punto de vista crítico sus planteamientos políticos ,ni que entre ellos se deduzcan los simplemente demagógicos.

    Tal vez lo único bueno de esta crisis sea que los jóvenes no van a tener trabajo por lo que sus estudios se deberán alargar lo suficientemente en el tiempo como para aspirar a alg más que ser mano de obra barata para los constructres y hosteleros de turno que luego los abandonan cuando no obtienen BASTANTES BENEFICIOS.

    No olvidemos, que lo que entiende un funcionario por crisis y lo que entiende un empresario, es muy distinto. Mientras que para el primero es que no le suben el dos por ciento de sueldo, para el segundo consiste en no obtener los beneficios a que venía aconstumbrado el 500% respecto a cinco años previos o el 50.000% de lo invertido.

    Existe muy poca diferencia para los que ganan el sueldo base – 600 €- teniendo en cuenta que el recibo minimo de agua es de 90 y el de luz otros tantos , más gasolina, comida, gas, teléfono, internet, seguro coche, medicinas, aseo personal…La diferencia entre ganar los 600 o no es mínima…Sigues siendo siempre pobre y sin acceso ni pòsibilidades, esperanza alguna…Por lo que prescindir de 600 e irse de autostop por el mundo puede ser incluso un maravilloso año sabático.Si no fuera por las responsabilidades que adquieren los individuos sin corresponderles, como son el cuidado de los ancianos que cotizaron a Hacienda y la S.S y que eñl Estado se olida de aumir como suyos , chumbandoseos al que se preste, pero heredándolos mediante el Impuesto de Transmisione….Y si no fuera por los hijos , ciudadanos jóvenes que también se mantienen con los 600 y no sabemos ni como ni cuando pueden dejar de trabajar en la economía sumergida…Gran delito este…
    Pero no importa , existe una gran lista de Fundaciones en España que no pagan impuestos porque tienen un FIN SOCIAL, seguro que ahora Zapatero nos dice cuales son, donde están , cuales son los fines, qué te dán, cómo, cuando se les pide…¿O no? ¿O las Fundaciones son la gran mentira especulativa del Estado, mediante la que conforma a importantes empresarios y asociaciones sin IRPF alguno y por supuesto de DUDOSO fín ?

  2. Carlos dice:

    Estoy de acuerdo con Toño.
    Sobre las fundaciones, estoy pensando en las que gestion los bienes e ingresos de muchos particulares, como por ejemplo algunos exdirigentes del PP. ¿A que obras de caridad-promocion cultural-otros fines sociales se dedican? ¿Al bienestar de sus fundadores?
    A veces hay cosas que me dan mucha rabia.

A %d blogueros les gusta esto: