Hay crisis: invierte en algo seguro

tzp-y-botinEl presidente del banco más importante de España, Emilio Botín, ha dicho que sería irresponsable que los bancos concedieran préstamos a quien no ofrece garantías suficientes de que los va a devolver. Suena bastante obvio, pero sin embargo hay una notable excepción: los partidos políticos. Con los partidos esa lógica se invierte: los bancos sólo financian las campañas electorales de los partidos morosos. Según el informe del Tribunal de Cuentas para el ejercicio 2004, las deudas de los partidos con la banca era de 168.015.404 euros. La deuda de los partidos parlamentarios era:

BNG: 2.139.012 €

ERC: 2.180.467 €

IU: 15.036.344

PNV: 14.018.854 €

PP: 28.457.376 €

PSC: 11.909.449 €

PSOE: 62.717.137 €

Esta deuda no fue obstáculo para que los partidos mantuvieran abiertas sus líneas de crédito. No sólo eso, sino que los bancos y cajas condonaron parte de la deuda. Sin ir más lejos, el Banco de Santander (el del citado Botín) perdonó al PSOE en mayo de 2006, tras 19 años de impago, la friolera de 12 millones de euros (en total, PSOE y PSC lograron acuerdos de condonación desde 2004 de más de 40 millones de euros).

Ciertamente, si la banca tratara a los particulares y las empresas como trata a los partidos, el sistema financiero hubiera quebrado hace mucho. Así que, si hemos de mantener la confianza en la racionalidad de bancos y cajas, tendremos que concluir que los partidos devuelven los préstamos por otras vías. Y mucho me temo que será a base de favores a costa del contribuyente. Salvo, claro está, que los bancos, cuando tratan con partidos políticos, se metamorfoseen en ONGs.

El único partido parlamentario al que la banca no prestó ni un euro (y no porque no se lo solicitara) fue Unión Progreso y Democracia. Financió su campaña con las cuotas de sus afiliados, donaciones y préstamos en forma de bonos reintegrables de 50, 250, 500 y 1000 €. Estos bonos fueron adquiridos por ciudadanos que sí quisieron correr el riesgo de prestar dinero a UPyD. UPyD se comprometía a devolver el dinero “cuando la situación financiera lo haga posible, y no antes de marzo de 2009”. Bueno, pues como la situación financiera lo permite, nos hemos adelantado: ya está abierto el plazo para la devolución del dinero prestado por los ciudadanos.

La cosa tiene su guasa. Mientras que las acciones de las empresas que cotizan en bolsa, incluidas las de los bancos que nos negaron los préstamos, valen hoy mucho menos que hace un año, los que adquirieron bonos de UPyD que lo deseen van a poder recuperar todo su dinero. Los bonos de UPyD han demostrado ser el único valor seguro en estos tiempos de crisis. Así que ya saben, si quieren invertir parte de sus ahorros con cierta esperanza de recuperarlos, sólo tienen que adquirir bonos de UPyD. Por ejemplo, los que ya se han emitido para financiar las campañas de las elecciones a los parlamentos gallego y vasco. No se harán ricos, pero por lo menos no perderán dinero, que es lo que ha sucedido a los que compraron acciones del banco de Botín. Además, claro, de hacerle un gran favor al país, porque el rendimiento que UPyD saca a cada euro es espectacular: el escaño de Rosa Díez es, con mucho, el más barato de España. Y, por productividad, el número uno del hemiciclo. Por algo UPyD es, como demuestran las encuestas, un valor en alza.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: